martes, 27 de septiembre de 2016

EXTRACTO HG DE PEPINO



Extracto hidro-glicerinado para elaborar cosmética casera y enriquecerla con vitaminas y minerales naturales que cuidan nuestra piel. Para utilizar como ingrediente activo en cremas faciales, lociones, contorno de ojos, etc.
  
El pepino es una hortaliza comestible que proviene de la planta Cucumis sativus, y es parte de la familia de las cucurbitáceas. Se utiliza para diversos preparados en la cocina, pero también forma parte de varios productos cosméticos hoy en día.

El pepino es en un mayoría agua, pues hasta un 90% de su volumen es agua, es por ello que es tan refrescante, además de contener abundantes mucílagos, esencia, vitamina C, carotenos, aminoácidos y celulosa.

Propiedades: destaca el pepino por sus propiedades hidratantes evitando la pérdida de agua en la piel. Posee acción antioxidante reduciendo los radicales libres causantes del envejecimiento cutáneo y gracias a la cantidad de vitaminas y minerales que posee ejerce un efecto revitalizante.Uno de los mayores beneficios del pepino es la revitalización de la piel. También sus propiedades ayudan a calmar y suavizar la piel.

Otros nutrimentos que posee, son la vitamina A, vitaminas del complejo B, así como folato. Los pepinos también contienen minerales, como el fósforo, potasio, zinc, magnesio, sílice y manganeso.

El alto contenido en agua, vitaminas A, B, C y E así como los minerales que contiene, hacen del pepino un ingrediente esencial para el cuidado de la piel.

Es un activo acondicionador de la piel. Es astringente, calmante, refrescante y nutriente. Atrae la humedad e hidrata la piel. Refina los poros mienentras equilibria la piel grasa y tonifica la piel. Rico en silicio, mineral para la formación de colágeno.

Regula el exceso de grasa por lo que resulta muy útil en caso de acné. Descongestiona y suaviza la piel cuando está irritada en caso de rosácea y eczema, y sirve para atenuar las quemaduras solares, las bolsas de los ojos, la flacidez y las manchas en la piel.
 
Usos: cremas faciales, corporales, cremas anti-acné, limpiadoras faciales, serum, contorno de ojos, tónico facial, mascarillas...


Ingredientes:
50 gr pepino orgánico troceado
50 gr glicerina vegetal
50 gr agua destilada
  
Picar el pepino, poner en un recipiente hermético y añadir la glicerina y el agua. Macerar 3 semanas. Agitar a diario para facilitar la extracción. Filtrar muy bien y guardar en el frigorífico o en un lugar fresco, lejos de la luz y del calor. 

Si disponemos de pepinos orgánicos de nuestra huerta, se puede repetir el proceso un par de veces para aumentar los activos del pepino en nuestro extracto. Filtramos el extracto y volvemos a poner pepino fresco bien troceado. Debemos pesar el extracto obtenido y ajustar con glicerina, ya que obtendremos más peso debido al aumento de agua en el extracto. 


Extracto hidro-glicérido de pepino contiene enzimas que inhiben la producción de melanina, favoreciendo la luminosidad de la piel. Es regenerante, sus propiedades ayudan a la renovación celular, y purificante,  regulando el exceso de grasa en la piel.

Por su alto contenido en agua, vitaminas A, C, y E, así como minerales que contiene, hacen del pepino un ingrediente esencial para el cuidado de la piel. El extracto de pepino es recomendable a la hora de formular cosméticos para suavizar la piel y la humectación natural, también por su actividad estimulante y revitalizante de la piel. Tiene acción hidratante, refrescante, descongestiva y suavizante, además de preservar la integridad de la piel de los procesos oxidativos.

Por su acción descongestiva puede reducir la retención de líquidos, disminuyendo la inflamación e hinchazón que ocurre alrededor de los ojos..Aliviar una piel con quemaduras por el sol, ya que sus propiedades ayudan a calmar y suavizar la piel. Como el pepino y la piel comparten el mismo nivel de hidrógeno, resulta fácil apreciar sus efectos a corto plazo.

Tiene actividad reguladora de la pérdida transepidérmica de agua (TEWL). Esto se debe al contenido en carbohidratos y vitaminas del pepino. Los carbohidratos son principios activos ampliamente utilizados en el campo cosmético. Los monosacáridos son higroscópicos, es decir, son capaces de adsorber agua y por tanto contribuyen al mantenimiento hídrico del estrato córneo. Esta misma propiedad es extensible a los oligosacáridos. Estos activos actúan evitando la pérdida masiva de agua y frenando la deshidratación. Además, algunos de estos compuestos forman una película protectora sobre la piel, evitando y retrasando la pérdida de agua transepidérmica.
 
Su actividad antioxidante se debe, principalmente, al contenido en compuestos fenólicos y vitamina C. Los compuestos fenólicos poseen acción antioxidante, la cual depende principalmente de su capacidad para reducir radicales libres y quelar metales, impidiendo las reacciones catalizadoras de los radicales libres. La vitamina C es un potente agente antioxidante con actividad antiradicalaria que es muy útil en el tratamiento del fotoenvejecimiento. La vitamina C posee propiedades fotoprotectoras similares a las de la vitamina E. La vitamina C es capaz de neutralizar los radicales generados por los rayos UVB.

Hay pruebas clínicas y de laboratorio que indican que la aplicación tópica de vitaminas es útil para combatir varias afecciones de la piel, especialmente para prevenir, retardar o detener ciertos cambios degenerativos asociados con el envejecimiento, tales como la sequedad, descamación de la piel y la formación de arrugas.




Esterilizar antes los utensilios que utilicemos en la preparación, y también los tarros donde envasemos (hervir al baño-maría y/o limpiarlos con alcohol y dejarles secar al aire), para que no se contamine la preparación y se conserve en buenas condiciones.









No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...